Alojar web propia PARTE 2 (alojamiento externo)

Una vez tengamos decidido y organizado el tema del dominio, es hora de decidir el alojamiento de nuestra web. En esta entrada vamos a tratar los beneficios y perjuicios (algunas veces discutibles) de alojar la web en un servidor externo.

SERVICIOS EXTERNOS DE ALOJAMIENTO WEB

Hay varios puntos a tener en cuenta (espero no saltarme ninguno) a la hora de decantarnos por una u otra elección:

-MANTENIMIENTO: Si contratamos un servicio externo de alojamiento, nos olvidaremos en gran medida de muchas gestiones de mantenimiento del servidor, para ello pagamos, aunque debemos tener en cuenta que el nivel de estas gestiones suelen ir acompañadas de un incremento en el precio: a más servicios, más pagaremos.

-SEGURIDAD: Como será habitualmente con todos los servicios en lo que se refiere a costes, la seguridad también será de mayor nivel si pagamos más por ella. No obstante, nunca está de más tener medios para crearnos copias de seguridad de lo que alojemos (a veces las copias de seguridad pueden ser un servicio contratado).

-REDIRECCIÓN: Otro quebradero de cabeza menos. Si contratamos el dominio en la misma compañía que el alojamiento, la redirección de acceso a la web es directa desde el dominio (siguiendo alguna que otra instrucción simple). En caso de haberlo contratado en compañías distintas, tan solo tendremos que agregar la dirección que tengamos en el servicio contratado al servicio del dominio correspondiente (enlazarlo de una manera simple).

-ESPACIO: Aquí tendremos que estudiar más profundamente nuestras necesidades de hoy en día y las posibilidades de crecimiento. Como todo lo anterior, a más necesidades (a más espacio necesario), más elevado será el precio.

-LENGUAJE DE PROGRAMACIÓN: Según nuestras inquietudes, podremos necesitar una serie de lenguajes de programación y sistemas diferentes, por lo que tendremos que conocer si el servicio contratado cuenta con la posibilidad de correr dichos lenguajes de programación. Por lo general, los lenguajes usuales como HTML, PHP y JavaScript, serán soportados por la mayoría de servicios contratados, pero nos puede dar más juego tener apoyo con otros lenguajes como Basic, C, Python… Todo esto puede depender de las coberturas que ofrezca la compañía o, incluso, que haya que pagar más por tener más cobertura de lenguajes de programación.

-BASE DE DATOS: Al igual que los lenguajes de programación, seguramente necesitemos tener alguna base de datos, por lo tanto, necesitamos conocer si nuestro servicio contratado incluye esta posibilidad y, dependiendo de la amplitud de dicha base de datos, el precio aumentará proporcionalmente.

-WORDPRESS: Es un sistema de creación de páginas web con una comunidad muy amplia y muchas posibilidades a la hora de diseñar nuestra web. Muchos alojamientos dan soporte a este sistema, incluso lo ofrecen de manera predefinida. Enterarnos de si el servicio de alojamiento incluye WordPress es un punto a tener en cuenta si nos interesa este sistema, aunque el acceso a las posibilidades de WordPress puede estar limitado en cierta medida o tener algún precio si queremos aumentar las posibilidades de WordPress.


-INVERSIÓN INICIAL: Al igual que los costes de los que hemos estado hablando hasta ahora, la inversión inicial en lo que se refiere al servicio contratado dependerá de la compañía donde contratemos los servicios, aunque seguramente los costes que hay que asumiremos sean contractuales y se basen en una cuota periódica, por lo que la inversión inicial será mínima.

-INVERSIÓN CONSTANTE: Como acabamos de decir, tendremos que pagar de forma periódica (mensual, trimestral, anual…) los servicios contratados. Básicamente es la parte más negativa del alojamiento externo, aunque hay que poner en una balanza muchas cosas para decidir si es lo que realmente nos sale más rentable en todos los aspectos (no sólo en el aspecto económico).

-IMPREVISTOS EN EL PRECIO: Finalmente, como viene siendo habitual en las compañías telefónicas, a veces estas compañías de servicio web externo con las que contratamos el hosting con unas condiciones concretas, nos realizan variaciones en dichas condiciones y en el precio al renovar el período del contrato. Es importante tener en cuenta, también como con las compañías de teléfono, que si no aceptamos las nuevas tarifas podremos migrar tanto el dominio como los datos entre compañías distintas.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *