Alojar web propia PARTE 3 (alojamiento propio y conclusiones)

Por último, para terminar de tener todos los datos básicos y poder comparar las diferentes opciones, vamos a describir los puntos a tener en cuenta en lo que se refiere al alojamiento en un servidor propio.

SERVICIOS PROPIOS DE ALOJAMIENTO WEB

De forma similar a los servicios externos de hosting, hay varios puntos a tener en cuenta para decantarnos por una u otra elección, aunque dentro de esta elección podríamos tener varias opciones de llevarlo a cabo:

-MANTENIMIENTO: Si decidimos involucrarnos en un proyecto de alojamiento web propio tendremos que realizar uno o varios mantenimientos periódicos en nuestro servidor, por lo tanto, es necesario conocer bien nuestro propio servidor, las necesidades y las limitaciones, para programar los mantenimientos requeridos.

-SEGURIDAD: Igual que el punto anterior, la seguridad correrá a nuestro cargo y a los conocimientos que tengamos de ello. Debemos conocer los servicios que necesitamos y los peligros que ello corre para poner los remedios necesarios. Este punto también va unido a los mantenimientos que realicemos. Es importante realizar copias de seguridad de nuestros datos con una relación periódica directamente proporcional a la importancia de nuestros datos.

-REDIRECCIÓN: En este caso, puede ser un quebradero de cabeza más, ya que puede que necesitemos algún conocimiento más para llevar a cabo esto. Y digo “puede” ya que, dependiendo del tipo de dirección IP de que dispongamos (estática o dinámica) puede resultarnos más sencilla la redirección desde el dominio (con una dirección IP estática) o puede conllevar el realizar una serie de pasos más o menos complicados dependiendo de la estructura que utilicemos en nuestro propio servidor (con una dirección IP dinámica).

-ESPACIO: Igualmente que en los servicios contratados, tendremos que estudiar más profundamente nuestras necesidades de hoy en día y las posibilidades de crecimiento. Aunque en este caso, la ampliación de memoria o de tecnologías son físicas y tendremos un abanico más amplio de llevarlo a cabo.

-LENGUAJE DE PROGRAMACIÓN: Al igual que en los servicios contratados, según nuestras inquietudes podremos necesitar una serie de lenguajes de programación y sistemas diferentes, por lo que tendremos que conocer si el hardware/software de nuestro servidor cuenta con la posibilidad de correr dichos lenguajes de programación. Por lo general, tendremos más posibilidades de llevar a cabo cualquier sistema con cualquier lenguaje de programación sin disparar demasiado los costes (o incluso de manera gratuita).

-BASE DE DATOS: Es un punto similar al anterior, es decir, no tendremos grandes problemas en correr grandes bases de datos de sistemas diferentes sin disparar demasiado los costes (o incluso de manera gratuita).

-WORDPRESS: Una vez más, dependerá del hardware/software del que dispongamos pero tampoco tendremos grandes problemas en correr un servidor propio WordPress con el que diseñar y crear nuestra web de manera gratuita.

-INVERSIÓN INICIAL: Al igual que los costes de los que hemos estado hablando hasta ahora, la inversión inicial en lo que se refiere a la creación de un servidor propio dependerá de las necesidades que tengamos, pero hay opciones bastante económicas que nos brindan un potencial bastante alto. Sin embargo, si las necesidades son de grandes magnitudes, puede que tengamos que invertir inicialmente en un sistema complejo y caro.

-INVERSIÓN CONSTANTE: Una vez tengamos controlados todos los puntos anteriores, la inversión constante solo pasará por nuestros conocimientos y control del sistema. La única inversión constante a la que hay que hacer frente es a la factura de la luz ya que tendremos un sistema encendido las 24 horas del día. Eso sí, el consumo de estos sistemas está bastante conseguido y hay opciones con un consumo bastante reducido.

-IMPREVISTOS EN EL PRECIO: Al tener un sistema propio, cualquier incidencia de hardware la tendremos que atender de forma inmediata para que nuestro sistema no pare de funcionar. Una buena programación de mantenimientos ayudará a minimizar estas incidencias. Igualmente, hay que tener en cuenta las subidas de luz que, desgraciadamente, se hacen cada vez más frecuentes.


CONCLUSIONES

No me voy a extender en las conclusiones ya que, como todo en esta vida, depende de cada persona, de sus necesidades, de su tiempo, de sus inquietudes…pero sí que puedo comparar dos sistemas económicos para un servicio web propio básico:

Servicio básico web externo: Existen compañías económicas que pueden ofrecer un paquete que ronde los 25€ anuales con un servicio web y dominio incluidos, con una serie de servicios adheridos bastante competentes. Además, no necesitaremos tener una conexión a internet en casa.

Servicio básico web propio: Una opción económica para llevar a cabo proyectos básicos y no tan básicos puede ser crear un servidor propio con una Raspberry Pi. Evidentemente, necesitamos tener bastantes conocimientos informáticos pero existen grandes comunidades que nos van a ayudar a llevar a cabo cualquier cosa. Además, el consumo de una Raspberry Pi puede rondar los 15€ de luz anuales, aunque hay que agregar el canon anual del dominio que adquiramos, el cual podremos encontrar en alguna oferta por unos 5€ anuales. No hay que obviar que necesitamos una conexión a internet a la que conectar nuestro servidor.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *